Salud

Ir a Salud

MICOSIS
EL CALOR Y LA HUMEDAD AUMENTAN LA ACTIVIDAD DE MICROORGANISMOS

La humedad y el sudor actúan como potenciadores de estos seres microscópicos que habitan en el cuerpo causando micosis, aunque también se pueden presentar sin generar infección. ¿Cuáles son los distintos tipos de afecciones y cómo se tratan?
La llegada de la primavera y el verano marca el inicio de la temporada alta de hongos. El calor, la humedad y el sudor actúan como potenciadores de estos seres microscópicos que habitan en el cuerpo causando micosis, aunque también se pueden presentar sin causar infección.
Las distintas variedades de hongos pueden vivir en casi cualquier ambiente, pero solo 300 pueden afectar a las personas. Como muchos microbios, algunos son benignos y otros no. Cuando estos últimos invaden la piel, pueden resultar difíciles de eliminar ya que tienen una alta supervivencia y, además, se transmiten de una persona a otra. Se calcula que entre el 20% y el 25% de la población mundial sufre una infección micótica de la piel, el cabello o las uñas. Este tipo de infecciones no suelen ser graves, siempre y cuando se traten de forma rápida y efectiva. Existen diferentes tipos de micosis de piel, que se pueden clasificar de acuerdo al área en la que se encuentra y del hongo que lo origina.

También en uñas
La onicomicosis es una infección común que afecta a las uñas de manos o pies, dejandola amarillenta, gruesa y deformada. Aunque es más frecuente en los pies, una sola uña infectada puede contagiar a todas las demás. El tratamiento para la onicomicosis puede extenderse porque el hongo desaparece definitivamente solo cuando crece una uña nueva. Esto puede demorar entre 6 y 12 meses. Se trata con medicamentos recetados por un dermatólogo, o mediante la aplicación de pomadas específicas. Otra opción, es el uso de láser, que elimina el hongo de la micosis a través de los rayos infrarrojos emitidos por éste.

Qué es la candidiasis
Esta infección es provocada por el hongo Candida albicans que se manifiesta en la boca y en los genitales femeninos o masculinos. La candidiasis vaginal es muy común en la mujer debido al aumento de la población de estos microorganismos habitualmente presentes en la flora de la región genital femenina. Además, se puede presentar en los pliegues de las ingles o en pliegues de piel en personas obesas. La particularidad de la infección por cándida es que provoca mucha irritación, picor y enrojecimiento. Para curar la zona se utilizan pomadas y comprimidos orales recetados.

Pitiriasis versicolor
Esta es la infección más común durante los meses de calor. Los responsables de la misma son los hongos conocidos como "levaduras". Estas suelen vivir naturalmente en la piel, sobre todo en las zonas más grasas, pero aumentan su cantidad cuando hay mucha humedad, calor o sudor. El desequilibrio en la dermis las activa, pudiendo causar manchas amarronadas con signos de descamación y seca. Al broncear la piel, las manchas se tornan blanquecinas, ya que el hongo impide la producción de melanina. Las mismas aparecen principalmente en la espalda, pecho, hombros y brazos. El tratamiento para la pitriasis versicolor requiere de medicamentos como Fluconazol, o antifúngicos para aplicar en la zona afectada como cremas, pomadas, lociones o spray. Si la infección vuelve a surgir después del tratamiento, se debe acudir al dermatólogo.

Pie de atleta
Una de las infecciones más conocidas es el pie de atleta, también conocida como tiña pedis. Se trata de una micosis de la piel causada por los hongos Trichophyton, Mycrosporon o Epidermophyton, que afecta principalmente al área de la planta del pie y entre sus dedos. La curación es simple: se aplican cremas o pomadas antifúngicas de venta libre. Aunque, en algunos casos, cuando los síntomas persisten, puede ser necesario que el médico recete comprimidos de Itraconazol, Fluconazol o Terbinafina
 


Editorial - Noticias Locales - Interés General - Notas Pensadas - Salud - Cultura - Deportes

Gastronomía - La Página de la Mujer - Guía de profesionales - Nuestra Ciudad - Contacto