Salud

Ir a Salud

LA MODA DE LA DIETA SALUDABLE

A medida que la ciencia se abre camino en la búsqueda de soluciones para frenar el avance de las enfermedades crónicas, la industria alimentaria recoge los hallazgos más recientes para aplicarlos en nuevos productos, orientados a satisfacer la demanda de un público cada vez más informado y exigente.
Conscientes de la importancia que una dieta equilibrada tiene en el cuidado de la salud, la tendencia entre los consumidores actuales es a privilegiar aquellos productos que - más allá de saciar el hambre o brindar placer al paladar- contribuyan a mejorar la calidad de vida.
Ante una oferta que puede resultar abrumadora, conocer las características y beneficios reales de cada tipo de alimento es la mejor herramienta para tomar decisiones saludables.
Resulta importante entonces, insistir en la necesidad de aprender a comer correctamente desde los primeros años de vida, conocer las funciones de los alimentos y las recomendaciones sobre frecuencias y cantidades de los mismos en el contexto de una dieta saludable. Todo ello adaptado a nuestras circunstancias personales y cultura alimentaria.
Resulta importante que los jóvenes consumidores que, ni siendo obesos ni teniendo sobrepeso, sufren trastornos de la alimentación generados, en muchos casos, por mensajes confusos que emiten diversas fuentes sobre la delgadez y el control de peso.  
El sujeto que porta un estilo de vida light se halla hiperestimulado por una industria en expansión, tanto la industria alimenticia como la del fitness, que aprovechan y explotan la preocupación del sujeto por su cuerpo. De esta manera, el mercado fomenta el consumo de productos funcionales preventivos y auguradores de una mejor calidad de vida, se incentiva el deporte, la recuperación de los espacios abiertos y el contacto con la naturaleza.
No deja de ser importante entender que no es correcto asociar las expresiones «light», «reducción del peso» y «dieta baja en calorías». Los productos «light» no siempre ayudan en un plan de descenso de peso, e incluso pueden aportar azúcares y/o grasas en cantidades no despreciables. Por eso, es necesario aprender a realizar una cuidadosa lectura de los rótulos nutricionales (brindan información sobre el contenido de nutrientes de los productos alimenticios, ayudando al consumidor a seleccionar alimentos saludables; incentivan a la industria a mejorar la calidad nutricional de sus productos, y facilitan la comercialización), de modo de poder elegir adecuadamente en base a los requerimientos y gustos personales. Y, por supuesto, incorporar estos productos en el marco de un plan integral de alimentación, con cambio de hábitos y ejercicio físico incluido.

Andrea P. Sporer
Lic. en Nutrición – U.B.A.
M.N. 7078 – M.P. 2621
TURNOS: 11 5723 1323
andrea.sporer@hotmail.com.ar
IG @dieta.nutricion



Editorial - Noticias Locales - Interés General - Notas Pensadas - Salud - Cultura - Deportes

Gastronomía - La Página de la Mujer - Guía de profesionales - Nuestra Ciudad - Contacto