Salud

Ir a SaludIr a Salud / Mayo 2018

Archivo: Mayo 2018

LOS RIÑONES
TAMBIÉN NECESITAN SER CUIDADOS

¿En qué consiste?
La enfermedad renal crónica (ERC) es la alteración del funcionamiento de los riñones por más de tres meses con la consiguiente pérdida gradual de sus funciones. Si bien suele ser silenciosa, presenta síntomas que se pueden identificar: cambio en los hábitos de orinar y de sueño, orina espumosa, muy pálida o más oscura de lo normal, presencia de sangre en la orina, hinchazón en los tobillos, pies, piernas o manos, náuseas frecuentes, percepción de sabor metálico en los alimentos, falta de oxígeno incluso cuando no se realiza ejercicio físico, o dolor externo en la espalda. Además, la progresión y falta de control de la enfermedad renal aumenta el riesgo de padecer patologías cardiovasculares.

Estadísticas
A nivel mundial, más del 17 por ciento de la población mayor de 20 años padece deterioro de la función renal, mientras que en Argentina al menos 4.600.000 personas sufren algún grado de ERC y 6.100 esperan un trasplante, lo que genera un significativo impacto negativo sobre la calidad de vida del paciente.

Consejos
Al respecto, la doctora María Valeria  El Haj, directora médica de Vital, expresó que entre los grupos de riesgo se encuentran: fumador, diabéticos, hipertensos, personas con enfermedades cardíacas o con antecedentes de ACV o de familiares de cálculos renales o infecciones urinarias recurrentes. En este sentido, la profesional brindó  una serie de recomendaciones a seguir para proteger estos órganos:

•Hacer ejercicio en forma habitual, ya que esto reduce la presión arterial y el riesgo de insuficiencia renal.
•Realizar controles periódicos de la glucemia.
•Controlar la presión arterial, que no sólo afecta el riñón sino también el cerebro y el corazón.
•Comer sano y controlar el peso. Para la mayoría de los pacientes con ERC, la dieta óptima consiste en frutas, verduras, legumbres, pes­cado, aves de corral y granos integrales. Se sugiere una ingesta calóri­ca de 30 a 35 kcal/kg por día.
•Reducir el consumo de sal. La ingesta recomendada es de 5-6 gramos de sal al día.
•Disminuir la ingesta diaria de proteínas a aproximadamente 0,8 gr/ kg-
•Reducir la ingesta de calcio (tanto en la dieta como en la medicación) a 1.500 mg por día.
•Consumir alrededor de dos litros de agua al día.
•No fumar.
•No tomar medicamentos sin con­sultar al médico.
•Hacer controles periódicos de la función renal, sobre todo si es diabético, hipertenso, obeso y si tiene antecedentes familiares de enfermedades renales.
 


Editorial - Noticias Locales - Interés General - Notas Pensadas - Salud - Cultura - Deportes

Gastronomía - La Página de la Mujer - Guía de profesionales - Nuestra Ciudad - Contacto