Salud

Ir a Salud

DIABETES

Con ayuda de unas preguntas iremos aclarando algunas cosas sencillas sobre esta enfermedad de gran incidencia en la población actualmente.

¿Qué es la Diabetes?

La Diabetes Mellitus es una enfermedad crónica caracterizada por una elevación del azúcar en la sangre.
Si bien aún no es curable, contamos hoy en día, con los recursos necesarios para que sea perfectamente tratable y en muchos casos también prevenible. Esto permite que los pacientes diabéticos, siempre que alcancen los objetivos del tratamiento, logren una calidad y expectativa de vida similar a los no diabéticos.

¿Pero, por qué sube el azúcar en la sangre? ¿Por qué se produce la Diabetes?
Para poder entender cómo se desarrolla la diabetes consideraremos los mecanismos por los cuales se utiliza el azúcar como generador de energía en el cuerpo humano.
El principal combustible utilizado por nuestras células son los azúcares (o glucosa). Las grasas sirven como reserva y las proteínas se guardan para reparar estructuras del organismo.
Cuando ingerimos una comida que contiene hidratos de carbono (verduras, frutas, fibras, pan, pastas galletitas, etc.) son "triturados" en el aparato digestivo hasta transformarlos en partículas muy pequeñas de azúcar o glucosa. Estas partículas de azúcar entran en la sangre y se distribuyen por todo el cuerpo. Al entrar en cada una de las millones de células de nuestro organismo, son "quemadas" y generan así energía para que cada célula cumpla con su función.
Ahora bien, para que cada una de estas partículas de glucosa o azúcar entre en la célula, hace falta la presencia de una hormona llamada insulina. La insulina es una hormona muy importante que se produce en el páncreas. Cuando una persona come y entran los alimentos, el páncreas manda insulina a la sangre para que pueda "meter" las partículas de azúcar en las células.
Cuando hay un "buen efecto insulínico" (adecuada cantidad de insulina y adecuada acción) cada célula tendrá asegurado el ingreso de glucosa para obtención de energía.
Cuando hay resistencia de las células a la acción de la insulina, el azúcar no puede entrar, acumulándose en la sangre (hiperglucemia).
De todo esto se puede entender entonces que si hay falta de insulina (porque el páncreas no la produce) o bien esta insulina no puede actuar porque las células se resisten (no responden porque son resistentes a la insulina) el azúcar no puede entrar y se acumula en la sangre. Aparece entonces el aumento de azúcar en la sangre y luego en la orina y se genera la Diabetes.
Mientras que el trastorno en la producción de insulina es de origen genético y/o inmunológico (poco se puede hacer hoy por hoy para evitarlo), la resistencia a la acción de la insulina es influenciada por diferentes aspectos de la vida cotidiana. Por ejemplo la obesidad, el sedentarismo, las dietas excesivas en grasa, el tabaquismo, la hipertensión arterial, etc. En consecuencia son diversas las acciones que pueden controlar o prevenir la Diabetes.
 
¿Cuántos tipos de Diabetes existen?
Existen diferentes tipos de Diabetes, aunque tienen muchas cosas en común son enfermedades diferentes y tienen diferentes causas y diferentes tratamientos.
Diabetes tipo 1: Se desarrolla porque el páncreas deja de producir insulina. Se entiende entonces claramente que al no haber insulina la glucosa no entra en las células y se acumula en sangre dando aumento de azúcar (hiperglucemia), aumento de la eliminación de azúcar (glucosuria) y aumento de la orina (poliuria) con mucha sed. Suele aparecer en gente joven y es de comienzo rápido. Requiere, como resulta fácil de entender, insulina para su tratamiento.
Diabetes tipo 2: También llamada adquirida o del adulto, en general hay insulina y a veces inclusive se encuentra aumentada. ¿Por qué hay diabetes entonces?
Porque existe un estado de resistencia a la acción de la insulina. Es decir que las células, a pesar de que haya una buena cantidad de insulina en la sangre, no responden a la misma. La consecuencia de esto lleva también a que se acumule glucosa en la sangre y se produzcan los mismos síntomas descriptos anteriormente.
 
¿Cómo se produce esta enfermedad?
En general se produce cuando se reúnen en una persona una serie de factores, por ejemplo tener más de 40 años (aunque hoy en día ya se observa la presencia de esta enfermedad aún en adolescentes) y tener obesidad o sobrepeso o aumento de la grasa en el abdomen.
Como se ve, en esta enfermedad, DBT tipo 2 o del adulto la cuestión no empieza por que falte insulina o por que se coma azúcar, o porque me pongo nervioso, comienza por que a una predisposición se le agrega una forma de vivir que favorece que finalmente suba el azúcar.
Esto también implica entonces que es una situación prevenible, evitable en un gran porcentaje cuando se hace actividad física o se controla el peso.
Esto también quiere decir en relación a los alimentos que si estoy predispuesto a la Diabetes y éstos son engordantes, entonces me voy transformando en diabético, aunque lo que coma en exceso sea grasa o aceite y evite el azúcar.
Entonces, la Diabetes tipo 2 comienza teniendo insuliorresistencia (es decir que no puede actuar la insulina) llevando a una situación de mayor exigencia para el páncreas. En algunos casos, en un determinado momento disminuye su producción y comienza a faltar insulina.
Existen una serie de factores predisponentes que llamamos factores de riesgo para padecer Diabetes tipo 2, muchos de los cuales pueden corregirse.
La predisposición es mayor por encima de los 40 años, o cuando hay antecedentes familiares y si además se agrega el ser sedentario, tener sobrepeso u obesidad, sobre todo abdominal.
También en las mujeres haber tenido diabetes durante algún embarazo, ser hipertenso o tabaquista.
Cuando coinciden en una persona estos diversos factores aumenta el peligro de ser diabético.
 
Diabetes Gestacional
Podemos definir a la Diabetes Gestacional como la que aparece en ciertas mujeres durante el transcurso de un embarazo. Se presenta en el 2% de todos los embarazos. Es muy importante conocer el antecedente que alguien desarrolló Diabetes Gestacional en algún momento de su vida, ya que son mujeres con un mayor riesgo de desarrollar Diabetes tipo 2 durante su vida.
 
¿Cómo se diagnostica la Diabetes?
El diagnóstico de esta enfermedad se hace por mediciones de glucemias.
a) Si 2 glucemias de ayuno (tomadas al azar y en días diferentes) son iguales o mayores de 126 mg/dl.
b) Con 1 sola glucemia de ayuno igual o mayor de 200 mg/dl ya se hace el diagnóstico de Diabetes.
c) Si la glucemia de ayuno está entre 110 y 126 mg/dl se deberá realizar una curva de tolerancia a la glucosa.
Habrá Diabetes si el valor en ayuno es menor de 126 mg/ pero si a las 2 hs. y en algún otro punto más de la curva la glucemia es igual o mayor que 200 mg/dl
 
¿Cómo se mide la glucemia de ayuno?
Se obtiene una muestra de sangre venosa a la mañana luego de 8-10 hs. de ayuno nocturno y se mide la glucemia. Recordemos que la glucemia normalmente debe estar entre 60 y 110 mg/dl.
 
¿Qué es la curva de tolerancia oral a la glucosa?
Es la medición de la glucemia no solamente en ayuno sino también después de haber tomado agua con azúcar.
Se saca sangre en ayuno (como en el caso anterior) y luego se saca otra a las 2 hs. después de haber tomado el azúcar (75 gramos, en niños se usa menor dosis). Esto se llama curva de tolerancia oral a la glucosa (o más comúnmente conocida como curva de glucosa).
Normalmente la glucemia debe estar por debajo de 110 mg/dl en la muestra de ayuno y deberá ser menor que 140 mg/dl en cualquiera de las otras muestras.
 
¿En qué casos se descarta Diabetes?
Se descarta Diabetes si la glucemia de ayuno es menor de 110 mg/dl.
Como dijimos anteriormente muchas personas no sienten nada y ya son diabéticas.
Pero su médico puede diagnosticar la enfermedad por los antecedentes hereditarios y familiares de DBT; antecedentes personales de obesidad, sedentarismo, embarazos complicados, etc.
En pocos casos serán los síntomas de descompensación los que nos alerten hacia la presencia de DBT (variaciones en el peso, aumento de la cantidad de orina, aumento de la sed, aumento marcado del apetito, cansancio, etc.). En algunos casos nos alertan las complicaciones que ocurren por la evolución de la enfermedad sin control ni tratamiento.
 
¿Qué ventajas ofrece tratar correctamente la Diabetes?
Realmente vale la pena el esfuerzo tanto suyo como de su médico para que Ud. se trate correctamente.
Hoy en día está completamente demostrado que si un diabético se cuida adecuadamente y mantiene sus niveles de azúcar en sangre (niveles glucémicos) cercanos a lo normal puede evitar la mayoría de las temidas complicaciones diabéticas.
También si sabe más sobre su enfermedad podrá mejorar su calidad de vida.
Con el tratamiento se pueden evitar las descompensaciones bruscas, que pueden poner en peligro su vida.
En otros casos evitar el daño que produce la enfermedad en los distintos órganos en forma lenta, crónica; y a sufrir menos secuelas.
Seguramente usted ya sabe que el mal cuidado de la Diabetes se acompaña de una serie de trastornos conocidas como complicaciones diabéticas.
Estas complicaciones son en realidad trastornos que comprometen el funcionamiento de las arterias, y a través de éstas se puede comprometer el funcionamiento del corazón, del cerebro y la función de los nervios que llegan principalmente a los miembros inferiores (piernas).
 
¿En qué consiste el tratamiento de la enfermedad?
Como en toda enfermedad crónica, las complicaciones de la Diabetes se desarrollan con el transcurso de años con mal control de la enfermedad. Por lo tanto es necesario que el tratamiento se mantenga durante períodos prolongados, en este sentido además de su fuerza de voluntad para cuidarse se encuentra su familia, sus amigos, su médico que lo ayudarán en el transcurso del tiempo.
" Si bien existen lineamientos generales para el tratamiento de los individuos con Diabetes, el éxito terapéutico en cada paciente dependerá de su habilidad y de la de su equipo médico en confeccionar un tratamiento individualizado, es decir hecho realmente a su medida, personalizado y contemplando sus verdaderas necesidades. No existen dos tratamientos iguales porque no hay dos personas iguales. El tratamiento de esta enfermedad deberá ser confeccionado como un traje a medida".
Al igual que las patas de una mesa, forman parte del tratamiento de la diabetes Mellitus, los siguientes cuatro componentes terapéuticos que consideramos indispensables y a su vez complementarios entre sí. Los hemos reagrupados de acuerdo a nuestro criterio actual:
 
  • Educación diabetológica.
  • Autocontrol.
  • Modificación de los hábitos de vida.
  • Medicación.
 
Educación diabetológica
Es quizás uno de los pilares más importantes dado que si está bien implementada permitirá cumplimentar las otras tres partes del tratamiento. Es a través de la Educación Individual, de Programas de Educación grupales o Programas de Educación Específicos, donde se enseñan los cuidados de los pies, del embarazo o se enseña y se logra un entrenamiento para el automonitoreo glucémico, etc.)
 La educación diabetológica es precisamente aquella parte del tratamiento cuyo objetivo es informar, enseñar y lograr la adquisición de ciertos conocimientos y hábitos al paciente diabético para que éste pueda implementar crónicamente las demás partes del tratamiento.
Juega un rol fundamental. Es insustituible y sin su efectivización es prácticamente imposible lograr los objetivos terapéuticos para esta enfermedad.
A modo de ejemplo, consideramos que para el tratamiento de la Diabetes es necesario disponer, por un lado, y saber utilizar, por el otro un conjunto de herramientas. Aceptemos que dichas herramientas se encuentran dentro de un pequeño cofre. La educación diabetológica es precisamente la llave que nos permite abrir el cofre y además ser el manual de instrucciones para saber cómo y cuándo utilizar cada herramienta. No es suficiente tener un destornillador a mano sino saber cómo y cuándo usarlo.
 
Autocontrol
Mediante la incorporación, en primera instancia, del automonitoreo glucémico capilar (medición de la glucosa en sangre).
También forman parte del autocontrol la medición del azúcar y/o la acetona en orina. Son tres herramientas que deben complementarse. El uso de una no significa dejar de lado las otras. Forman parte del autocontrol, como veremos más adelante, el control de peso y eventualmente de la tensión arterial.
 
Modificación de los hábitos de vida
Mediante la incorporación de un plan alimentario y un programa de actividades físicas adecuados para cada individuo. Inexorablemente deben ser complementarios y efectuarse simultáneamente.
 
Medicación
Será recetada por su médico y posteriormente adecuada a cada situación e individuo, ya que afortunadamente existen una amplia gama de posibilidades. Existen distintos tipos de medicamentos que actúan disminuyendo el azúcar en sangre por diferentes mecanismos, algunos aumentan la liberación de insulina por el páncreas, otros mejoran y aumentan la acción de esta hormona en los distintos tejidos. Otras pastillas en cambio disminuyen la absorción de glucosa desde el intestino a la sangre.
Insulina (inyectable) con el objetivo de reemplazar la falta de esta hormona.
Dr. Carlos Alberto Roberti
MN 78373

Editorial - Noticias Locales - Interés General - Notas Pensadas - Salud - Cultura - Deportes

Gastronomía - Guía de profesionales - Nuestra Ciudad - Contacto