Noticias locales

Ir a Noticias locales

DISTANCIAMIENTO SOCIAL EN LA PROVINCIA
Kicillof destacó que tanto en el área metropolitana como en el interior bonaerense el número de nuevos contagios cayó en un tercio. Por otro lado, confirmó la posibilidad de acceder a 6 millones de dosis de la vacuna Sputnik en un plazo breve y anticipó que el martes se anunciará la habilitación de nuevas actividades. 
 
Tras el anuncio del presidente Alberto Fernández sobre las nuevas medidas contra el coronavirus, el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, confirmó el ingreso del Conurbano bonaerense a la fase de Distanciamientos Social, Preventivo y Obligatorio (DISPO), que calificó como "la etapa de los protocolos", y destacó que tanto en el área metropolitana como en el interior bonaerense el número de nuevos contagios cayó en un tercio y a la mitad las camas de terapia intensiva. Además, el mandatario confirmó la posibilidad de acceder a 6 millones de dosis de la vacuna Sputnik en un plazo breve y anticipó que el martes se anunciará la habilitación de nuevas actividades. 
Kicillof calificó como "un día especial" el del anuncio de esta tarde, tras la charla que mantuvo junto al presidente con el mandatario ruso, Vladimir Putín, y anunció el diseño de un plan provincial de vacunación público y gratuito para comenzar aplicar, entre los grupos de riesgo, la vacuna Sputnik en poco tiempo. "No va a ser inmediato, pero es una etapa totalmente distinta. Nos permite proyecto para el año próximo", celebró el mandatario, a la vez que pidió: "No nos descuidemos ahora, no bajemos los brazos". 
En el contexto de caída sostenida de los casos positivos, Kicillof adelantó que nuevas aperturas de actividades, con ventilación y capacidad limitada, en espacios cerrados de bares y restaurantes, gimnasios y para centros de actividad deportiva para hasta 10 personas. 
El gobernador también adelantó que se comenzará con un plan para reforzar el rastreo y aislamiento de casos positivos, en el que se realizarán testeos a las personas que sean contacto estrecho, incluso a los asintomáticos. "Vamos a pasar de una etapa de aplanar la curva de contagios a otra para aplastarla", sentenció Kicillof. 
El mandatario provincial detalló que la provincia ingresó en "la décima semana consecutiva de la caída de casos" y resaltó que la novedad de los últimos días es que "en el interior de la provincia la dinámica de crecimiento fuerte se interrumpió y hay un leve descenso". "Tenemos al coronavirus más cerca de poder alcanzarlo, tenemos posibilidad de ir a buscar los casos con más énfasis, por la baja de casos, y acelerar el proceso de reducción de casos", alentó.

"Es un día especial" 
El gobernador se mostró aliviado de estar más cerca del acceso a una vacuna que permita comenzar a controlar el virus de Covid-19 y se encargó de agradecer al "pueblo de la provincia por el sacrificio que se hizo durante todo este tiempo" y aseguró que ese respeto a las medidas de cuidado, que implicar una reeducación hasta en la práctica cultural de tomar mate,  "fue la razón para que entre tanta angustia y tristeza, hoy tengamos algo para celebrar". 
Kicillof también se encargó de reconocer el acompañamiento y "el trabajo en unidad" con los 135 intendentes bonaerenses y, en particular, la conducción de la pandemia que realizó el presidente Alberto Fernández, "a pesar de las campañas orquestadas para tapar todo lo que se hizo". "No quiero ni imaginarme lo que podría ser la Argentina si hubiese gobernado alguno de esos del 'salvase quién pueda'", apuntó el gobernador en referencia al ex presidente Mauricio Macri.  
"Siempre dijimos que si la situación en casos y ocupación de camas era crítica, íbamos a tomar medidas, y, por lo contrario, que podemos ir relejando las restricciones si las cifras bajan. Ese simple principio es el que venimos aplicando", insistió el mandatario provincial frente a los resultados obtenidos y las constantes críticas de los anticuarentena. 

Aplastar la curva
El mandatario indicó que "los datos que tenemos nos permite entrar a partir del martes que viene en una nueva fase en Buenos Aires" y precisó que se pasó de 5.300 casos por día, en la última semana de agosto, a un promedio de 1.900 casos por día en la última semana. "En 10 semanas, los nuevos casos bajaron a un tercio. Todavía es una cantidad muy grande, pero lleva una trayectoria descendente sistemática", subrayó. 
Por otra parte, Kicillof informó que la ocupación de camas de terapia intensiva para adultos en el AMBA, tanto pública como privadas, fue de 730 camas esta semana, cuando el 10 de septiembre había alcanzado un máximo de 1250 camas. 
En tanto, el gobernador señaló que en el interior de la provincia los nuevos casos también comenzaron a mostrar un leve descenso y detalló que se continuará con el sistema de fases. Fuera del área metropolitana, 45 municipios se encuentran en fase 3, 76 en fase 4 y 14 en fase 5. 
Frente a la caída de nuevos casos y las nuevas aperturas que se anunciarán la próxima semana, el gobernador anticipó que se comenzará una política para reducir aún más los contagios y "pasar de aplanar la curva a aplastar la curva".  
Para alcanzar ese objetivo, el mandatario señaló que desde el Ministerio de Salud se intensificarán 5 medidas: sostener y profundizar la búsqueda activa de casos, fortalecer pautas de cuidado, comunicar una política de distanciamiento inteligente, reforzar la vigilancia activa sobre contactos estrechos --en la que se comenzarán a hisopar incluso a los asintomáticos-- y aislamientos y cuarentenas focalizadas.

Nuevas habilitaciones y educación 
El mandatario explicó que el martes en conferencia de prensa se precisarán las nuevas actividades que se esperan habilitar en el área metropolitana y en el interior, de acuerdo a cada fase. Pero adelantó que se piensa en pemitir en el Conurbano la atención en el interior de bares y restaurantes, la actividad en gimnasios, la práctica deportiva en espacio cerrados de hasta 10 personas y ampliación de la obra privada. Siempre que se garantice cantidad limitada de personas y ventilación natural. 
En cuando a las clases, Kicillof lamentó que "algunas jurisdicciones quieran hacer marketing" y aseguró que en la provincia "se viene trabajando para asegurar la continuidad educativa en las mejores condiciones posibles". 
En ese tono, el mandatario recordó que se generaron aulas virtuales, se repartieron 13 millones de cuadernillos y que en 26 municipios, con bajo riesgo de contagio, se está volviendo a las clases presenciales. "Cuando nos vienen a decir que la provincia no quiere que vuelvan las clases; les recordamos que, con 5 millones de estudiantes, las clases nunca se detuvieron", sentenció.
Fuente: Diario Página 12

Editorial - Noticias Locales - Interés General - Notas Pensadas - Salud - Cultura - Deportes

Gastronomía - La Página de la Mujer - Guía de profesionales - Nuestra Ciudad - Contacto