La Página de la Mujer

Ir a La Página de la Mujer

EVITE LAS INFECCIONES VAGINALES EN LA MENOPAUSIA

Durante este proceso, suelen dar­se varios cambios de todo tipo y la falta de estrógenos a nivel local (vulva, vagina) genera mayor predisposi­ción a estas infecciones. Una de las mani­festaciones más claras de esta falta hormo­nal es la sequedad vaginal, que produce en muchos casos dolor al mantener relaciones sexuales. Esto lleva también a que el ph va­ginal cambie, sumado a factores de riesgo como calor, humedad, uso de jabones no adecuados, y aparezcan las vulvovaginitis.
En muchos casos el uso de estrógenos lo­cales en forma de cápsulas vaginales me­jora notablemente la sequedad vaginal, restablece el ph y alivia los síntomas de irritación vulvar. Es importante que estén prescriptos por el ginecólogo ya que NO todas las mujeres pueden recibirlos, esto dependerá de sus antecedentes clínicos y ginecológicos.
 
¿CÓMO CONSUMIRLO?
  • Evitar el uso de ropa ajustada.
  • Usar ropa que permita la ventilación.
  • No utilizar ropa interior de fibras sinté­ticas que no permiten absorber la hume­dad. Preferir la de algodón.
  • No utilizar protectores diarios que difi­cultan la ventilación y aumentan la hume­dad y la temperatura.
  • Higienizarse adecuadamente de manera de evitar la contaminación de la zona con bacterias intestinales.
  • Sexo seguro para reducir las posibili­dades de contagio de enfermedades de transmisión sexual.
  • Usar jabones neutros, sin perfume.
  • No abusar del uso de duchas vaginales.
¿CÓMO HIGIENIZARSE?
Otro punto a tener en cuenta para la pre­vención y luego para el tratamiento de la infección es tener en claro cuáles son las pautas para una correcta higiene.
  • Se recomienda elegir agua fresca o tibia, sola.
  • De usarse jabón, elegir alguno suave, sin perfume, por ejemplo, el clásico jabón de glicerina neutro.
  • Hay productos con nuevas formulaciones suaves y con un pH adecuado para la zona genital para aquellas que lo prefieren.
  • La higiene debería ser externa, es decir, no lavar tanto adentro de la vagina para no barrer el flujo normal.
  • La higiene debe ser suave, para no lasti­mar ni irritar en exceso la zona. Por este motivo tampoco se recomiendan las es­ponjas, ni los productos abrasivos o muy fuertes y perfumados.
  • No se deben usar jabones antibacteria­nos, salvo indicación médica.
  • Se recomienda un secado también deli­cado, con una toalla limpia y suave, para evitar el exceso de humedad. 
Revista Hablemos de Salud

Editorial - Noticias Locales - Interés General - Notas Pensadas - Salud - Cultura - Deportes

Gastronomía - La Página de la Mujer - Guía de profesionales - Nuestra Ciudad - Contacto