La Página de la Mujer

Ir a La Página de la MujerIr a La Página de la Mujer / Abril 2019

Archivo: Abril 2019

LAS PIERNAS: HAY QUE CUIDARLAS

Más allá de la estética, hay una etapa de la vida en la que los miembros inferiores merecen mucha atención por la posible aparición de diferentes complicaciones como las várices, celulitis o denominadas «arañitas».

El cuidado de las piernas es vital en cualquier etapa de la vida, y en especial entre las mujeres. Pero hay que considerar que, cuando una persona pasó los 50 años, los riesgos de que aparezcan las várices, las úlceras venosas, la celulitis o las denominadas «arañitas» aumentan notoriamente.
Por eso mismo, el doctor Daniel Fernández (M.N. 87.536, especialista en Flebolinfología y miembro de la Asociación Argentina de Cirugía) explicó qué son las úlceras venosas y sus pormenores.

¿Qué son las úlceras venosas?
Son el estadio avanzado de la enfermedad varicosa, pueden producirse de forma espontánea, posterior a un traumatismo o infección de piel y por lo general aparecen en el tercio inferior de las piernas, generalmente en la cara interna. Como consecuencia, puede haber sólo pérdida de piel pero en algunos casos se llega a observar hasta tejidos más profundos como músculos, ligamentos o hueso.
Datos aportados por organismos sanitarios indican que afectan principalmente a las mujeres con respecto a los hombres (3 a 1), y según se conoció en Estados Unidos son la quinta causa de discapacidad laboral, afligiendo al 1% de la población mundial y el 5,6% de la población mayor de 65 años.
Por tal motivo, la Asociación Argentina de Cirugía acercó algunas aclaraciones con el objetivo de conocer un poco más sobre el tema y así ayudar a derribar algunos mitos.

¿Todos los pacientes con enfermedad venosa pueden llegar a tener úlceras?
No, aunque son un estadio avanzado de la enfermedad varicosa, no todos los pacientes que posean varices van a tenerlas. Esto dependerá principalmente de los cuidados y controles que realice el paciente sobre sus piernas, sostiene el médico.

¿Cuáles son las medidas de cuidado que se pueden realizar para evitarlas?
La prevención es el principal determinante para evitarlas. Si un paciente posee varices aisladas pero en un estadio poco avanzado es recomendable que aún así realice la consulta con el especialista, ya que las mismas pueden ser tratadas de manera ambulatoria y con menores riesgos, evitando así la progresión de la enfermedad.
Pero si el paciente ya presenta hinchazón de piernas, cambio de coloración en la piel y/o varices voluminosas, es recomendable que además de evaluar un tratamiento quirúrgico sobre la insuficiencia venosa para disminuir los riesgos de ulcera, también sea necesario un cambio de conducta o hábitos.
Algunas opciones recomendables pueden ser: la elastocompresión (uso de medias terapéuticas o vendaje elástico), realizar ejercicios aeróbicos (caminatas, bicicleta, natación), mantenerse en peso saludable, hidratación de la piel y en casos necesarios, el especialista evaluará la necesidad de complementar todas estas medidas con una medicación circulatoria», afirma.

¿Qué hacer en caso de que ya posea esta enfermedad?
Primero hay que evaluar si es de causa venosa o no; ya que no sólo la insuficiencia venosa puede producir úlceras, también existen otras patologías, como las arteriales, infecciosas, traumáticas, reumatologías, por diabetes, entre otras.
Para esto siempre es necesario acudir a un especialista, el cual determinara el origen de la misma y el tratamiento a seguir. Es importante aclarar que aunque sea de causa venosa, no existe un único tratamiento para la misma, ya que dependerá de cómo se presenta clínicamente.
Es decir, si el fondo es limpio o presenta restos de tejidos necróticos; es húmeda o seca; está asociada a síntomas generales como dolor, aumento de temperatura local o fiebre. Por lo tanto, es el especialista quien tomará medidas locales y generales para definir el caso.
En la mayoría de ellos se suele recomendar curaciones oclusivas, asociadas a un vendaje elástico, dejando en última instancia el tratamiento quirúrgico para casos especiales.

LOS TRATAMIENTOS
Según el tipo de úlcera venosa que presente el paciente, se llevará adelante el tratamiento correspondiente por parte del especialista, por ejemplo:
• Superficial limpia: se colocarán apósitos antiadherentes
• Con fibrina: Se usan debridantes químicos (cremas especiales para eliminar el tejido muerto de la úlcera con el objetivo de que cierre y crezca nuevamente)
• Necrosis extensa o fija: se realiza debridación quirúrgica (toilette) con o sin injerto/ colgajo cutáneo.
• Gran pérdida de sustancia: se lleva a cabo el sistema de presión negativa (VAC es un aparato que se coloca sobre la herida, estimula el crecimiento de la célula para que la misma cierre), injertos o colgajos cutáneos.
• Exudativa: se colocan apósitos de alta absorción (alginato de calcio, espumas).
• Colonizada: es la colocación de apósitos antisépticos (gasas yodoformada, propóleo o con plata).
• Infectada: se utilizan tratamientos locales (anteriores) más ATB (antibióticos endovenosos u orales) sistemáticos.

LO QUE DEBEMOS SABER
1) Las úlceras venosas son el estadio avanzado de la enfermedad varicosa.
2) Afecta principalmente a las mujeres frente a los hombres por 3 a 1.
3) Suele ser causal de discapacidad laboral.
4) La prevención es la principal determinante para evitarlas.
5) El tiempo de curación no es rápido.
6) Tras el tratamiento se pueden realizar actividades habituales.
7) Ante cualquier duda realizar una consulta con un profesional.
8) Según el estado del paciente, será el tratamiento a realizar.
Gabriel Alberto Arias

Editorial - Noticias Locales - Interés General - Notas Pensadas - Salud - Cultura - Deportes

Gastronomía - La Página de la Mujer - Guía de profesionales - Nuestra Ciudad - Contacto