Interés general

Ir a Interés general

TRANSPLANTÁ TUS PLANTAS

Todas las plantas llegan a la etapa de su crecimiento en que necesitan ser trasplantadas, ya sea para poder extenderse y crecer en una maceta más grande, para que sus raíces se desarrollen con más espacio y fortalecerlas o para trasladarlas a otro sector o recipiente. Durante este proceso es clave trabajar con cuidado para proteger la planta y sus raíces, pero también lograr que su adaptación al nuevo ambiente ocurra de la forma más natural y menos invasiva posible.

¿Cuándo hacerlo?
Cada planta tiene sus procesos naturales específicos, para determinar el mejor momento de trasplante hay que observar el estado de la misma: cuándo disminuye su actividad o si el crecimiento es más lento. Si esto sucede, es hora de reubicarlas. El paso previo al proceso de trasplante consiste en realizar un saneamiento general de la planta. Revisar sus tallos y hojas, retirar aquellos que estén amarillentos o en mal estado, curar las plagas que puedan afectarla, etc. Respecto al horario más conveniente para el traslado, es mejor hacerlo cuando baja el sol o en un día nublado. De forma tal que no esté expuesta a los rayos del sol mientras se trasplanta.

Recomendaciones
Aunque puede parecer sencillo, trasplantar las plantas no es tarea fácil. Al tener en cuenta que es algo antinatural para ellas, el cambio de maceta puede afectar su desarrollo y bienestar. Así, para evitar que se debiliten conviene seguir una serie de pasos. Lo más importante y quizás el punto que requiere de más atención es la elección de la maceta y su material (ver recuadro macetas). Si es muy pequeña no servirá, pero si es muy grande, tampoco. Por ejemplo: si se van a trasplantar plantas grandes (árboles, palmeras, etc) es necesario un recipiente más ancho que profundo mientras que si se trata de un espécimen que alcanza hasta 50 cm. de altura, alcanzará con una maceta de 30 cm. de diámetro por al menos 20 cm. de profundidad.
Otro paso muy delicado es al remover la planta de su antiguo hogar y su traslado hacia el nuevo. En este aspecto, se debe tener mucho cuidado con la base para que no se desmorone. Lo ideal es regar la planta el día anterior al trasplante, de esta forma, será más fácil removerla. Antes de proceder, dar unos leves golpes en los costados de la maceta para aflojar la tierra y despegarla. Luego, dar vuelta el recipiente, con mucho cuidado , y dejar que la base vaya saliendo lentamente. Si está muy afirmada, pasar un elemento cortante por los bordes hasta que se despegue completamente. Quizá requiera cortar algunas raíces.
De inmediato colocar la planta en su nueva maceta y cubrir con sustrato hasta enterrar las raíces. Regar algo para humedecer la tierra y dejarla reposar durante algunos días en una zona luminosa pero protegida de los rayos solares. Durante el periodo de adaptación habrá que vigilar la actividad de la planta y, ante cualquier signo de debilidad, chequear si la humedad, la luz o el sustrato son apropiados para el tipo de especie.

HORARIOS DE RIEGO: MEJOR DE NOCHE
El momento ideal del día para regar las plantas es al atardecer o a la primera hora de la mañana. Cuando el agua enfría la tierra por la tarde o noche, se evapora menos que cuando el suelo está caliente. Así pueden abastecerse de agua antes de que llegue el calor del día siguiente.

MACETAS: ¿DE QUE MATERIAL?

PLÁSTICO: son muy económicas, livianas y fáciles de manipular. Sin embargo, a largo plazo la luz solar debilita el material, así como el calor sobrecalienta la maceta afectando a las raíces. Además el plástico no es poroso, es decir, que no permite que la planta filtre la humedad adecuadamente.

BARRO: es muy resistente y permite que las raíces se desarrollen correctamente. A su vez, soportan mejor los efectos del viento y climáticos y tienen una buena porosidad. Las desventajas son su precio (es mayor que el del plástico) y que se rompen con facilidad ante cualquier golpe o roce.

CERÁMICA: además de que hay gran variedad de diseños, desde pintados a mano hasta inspirados en personajes, las macetas de cerámica evitan que la humedad del ambiente penetre en las raíces (son ideales para combatir el frío). No obstante, conviene optar por modelos que tengan agujeros de drenaje. Eso sí: son mucho más costosas.


Editorial - Noticias Locales - Interés General - Notas Pensadas - Salud - Cultura - Deportes

Gastronomía - La Página de la Mujer - Guía de profesionales - Nuestra Ciudad - Contacto