Interés general

Ir a Interés general

ANÉCDOTAS CON LUIS -2da parte

Nico Cota, multiinstrumentista
«El unplugged para MTV fue un disco bastante simbólico porque era la primera vez que Luis revisaba su obra. Volvía a tocar temas como ‘Durazno sangrando’ por ejemplo, canciones de un catálogo anterior que hacía años que no tocaba. Estaba bastante negado con tocar esas cosas. Tanto para él como para todos nosotros era bastante especial que se preparara para tocar canciones como ‘Durazno’ o ‘Laura va’ con un arreglo de cuerdas. Era como reencontrarse con su primera música, con discos de otros años, Luis era bastante reacio a tocar todo aquello. El grito en sus recitales de ‘tocá ‘Muchacha’’ y Luis poniéndose de mal humor, un clásico. ‘Tocá ‘Mucama’’, respondía a veces. Luis decía que ese viaje a Miami y tocar ese repertorio fue como hacer las paces y reencontrarse con un montón de cosas de su vida, tanto humanas como musicales. Estaba muy emocionado, muy sensibilizado y conmovido con todo lo que estaba pasando, también con el buen humor que iba y venía... Luis era un tano bravo también».

Juan Del Barrio, tecladista
«Me acuerdo de todo el proceso de grabación de Alma de diamante, tengo memoria fotográfica. Nos encontrábamos a las 10 de la mañana, eran los primeros ensayos de Jade. Íbamos a lo de Luis que estaba viviendo en Palermo Viejo, en la calle Ravignani. Nos íbamos con Pomo hasta allá, boludeábamos un poquito y nos subíamos al Ford Fairlane de Spinetta, la lancha, era de color clarito, un transatlántico con ruedas. Íbamos a ensayar a Villa Adelina, a la casa de Lito Vitale. Los primeros temas que ensayamos fueron ‘Sombras en los álamos’, ‘Dale gracias’ y ‘La diosa salvaje’. Como íbamos desde lo de Spinetta a lo de Lito, o sea desde Palermo a Villa Adelina, teníamos que atravesar toda la zona de Cabildo. La cuestión es que para no ir por el medio del tránsito, que a la mañana era un caos, íbamos por una calle lateral, por un atajo, que era la calle Amenábar. De ahí salió la canción, de esos viajes que hicimos durante varios meses».

Lito Epumer, guitarrista
«El título del disco Madre en años luz calculo que tiene que ver con el grupo Madre Atómica. Yo nunca preguntaba nada pero él conocía todo lo que hacíamos porque iba siempre a vernos. Esa formación de Jade fue con Pomo, César Franov, el Mono y yo. Los ensayos eran en Castelar, donde vivía Luis en esa época. Guardo un hermoso recuerdo porque eran ensayos monumentales, de dos de la tarde a diez de la noche. Era como la colimba, pero así sonaba el grupo. Prácticamente convivíamos de lunes a viernes. Tocábamos músicas de todas las épocas de él. Con el Mono, que éramos cholulos de Luis, le decíamos de tocar todos sus temas viejos y él no quería, obviamente, como siempre fue Luis. Pero bueno, eso le ha pasado a todos los músicos que tocaron con él, de pedirle tocar sus grandes clásicos. Cuando llegó el momento de la grabación había mucha música, ya existía una lista de temas pero él compuso un montón de canciones faltando poco tiempo para empezar a grabar y se cambiaron muchos. También sobrevino un pequeño entredicho entre Pomo y Luis y fue una pena porque finalmente se grabó todo con máquinas, Pomo solo tocó en ‘Diganlé’. De haber sido grabado todo con batería acústica ese disco hubiese sido todavía más increíble, a mi me gustaba mucho más con Pomo».

Mario Pototo D’Alessandro, odontólogo
«La primera versión de ‘Tema de Pototo’ la grabó Luis antes y la publicó en un simple. Ahí la escuchó Favio y le pidió permiso a Luis para hacer su versión y agregarle el subtítulo ‘Para saber cómo es la soledad’ porque a Favio le habían matado a un amigo, Carlos. La cana le mató a un amigo y por eso de algún modo le grabó el tema. Pero le pidió disculpas a Luis por cambiarle el título al tema y también algo de la letra.
Probablemente a Luis no le hizo mucha gracia aquello.
–Posiblemente no, pero lo que sí le hizo mucha gracia fue la cantidad de discos que vendió Favio con su canción. Él me decía que nunca cobró tanto de derechos de autor como cuando Favio grabó el ‘Tema de Pototo’. Más allá de que cantando puede gustar o no, Favio fue un capo total y como cineasta fue grandioso. Luis compró sus primeros equipos más o menos respetables con la guita que ganó por regalías por esa versión de Favio».
Jorge Kasparian

Editorial - Noticias Locales - Interés General - Notas Pensadas - Salud - Cultura - Deportes

Gastronomía - La Página de la Mujer - Guía de profesionales - Nuestra Ciudad - Contacto