Interés general

Ir a Interés general

EL CAFÉ Y SUS VARIEDADES

Es el compañero de cada mañana y el favorito de las sobremesas. Durante los últimos años la cultura cafetera creció y sumó al público joven entre sus seguidores gradas a preparaciones frías y con helado, además de las versiones clásicas que perduraron en el tiempo. Esta bebida aromática de origen natural ya se posiciona en el tercer puesto de las más consumidas en el mundo, luego del agua y las gaseosas. Y, aunque algunos prefieren la vía rápida (café instantáneo o al paso), otros eligen las cafeterías de especialidad que ofrecen calidad, diferentes granos y presentaciones.

Tipos de granos
Existe una gran variedad en cuanto a tipos de plantas de café y cada especie ofrece un fruto diferente. Sin embargo, aunque se contabilizan más de 60 especies de café en el mundo, las más comunes son la robusta y la arábica, sumando entre las dos la mayoría de la producción del planeta. El cultivo de la variedad robusta se extiende por África, Asia, Indonesia y Brasil. Se trata de una planta muy resistente que crece en grandes territorios y a un ritmo más rápido que el de la arábica. Se caracteriza por su cuerpo fuerte, aroma achocolatado e intenso sabor, y su calidad es menor que la arábica, por lo que es más accesible. La segunda variedad se cultiva principalmente en Centroamérica, Sudamérica, Asia y el este de África y en alturas superiores a los 800 metros. Los cafés arábica tienen un aroma fuerte, dulce y ligeramente ácido. Además, es el tipo más apreciado por los consumidores debido a su calidad, representando entre el 70 y 75% de la producción mundial de café. La tendencia gastronómica de los blends (mezclas) también viene ganando terreno en la industria cafetera. Esta propuesta consiste en mezclar granos de diferentes orígenes para obtener cualidades y matices diferentes a las que tendría cada café individualmente. En este aspecto, la experimentación de los maestros cafeteros cumple un rol fundamental.
_________________________________
GUÍA DE PRESENTACIONES
  • EXPRESSO: el más consumido, común y sencillo de todos los cafés que se consiguen en bares, cafeterías o restaurantes. Su preparación requiere de pocos segundos y una máquina expreso. El tamaño suele ser alrededor de unos 30 ml., de sabor concentrado y lleva algo de espuma.
  • RISTRETTO: el hermano menor. Esta variante puede confundirse con el expresso, pero en realidad se prepara más concentrado, que lleva la misma cantidad de café pero con la mitad del agua. Es ácido y de cuerpo intenso, y no es recomendable para los estómagos más delicados.
  • AMERICANO: para los menos exigentes. Es un derivado del expresso, aunque necesita de mayor cantidad de agua. El resultado es una infusión de sabor más suave, menos amargo y más amigable al paladar.
  • LATTE: el internacional. Es primo del café con leche, pero con una cantidad mayor del lácteo y menos café. La base de expresso es reducida e incluye leche vaporizada y un cierre de espuma considerable. Esta preparación es una de las favoritas del público joven.
  • CAPUCCINO: para la merienda. A una base de expresso se le agrega leche vaporizada« en una jarrita de vidrio con capacidad para 125 a 350 ml. Habitualmente se sirve con m cacao y canela en polvo, lo que lo convierte en una de las opciones más solicitadas en horas de la tarde.
  • IRLANDÉS: sólo apto para adultos. Esta variante proviene de tierras frías donde se consumen infusiones intensas con cuotas de alguna bebida alcohólica. En este caso, su preparación consiste en un expresso doble, al cual se le agrega un chorrito de whisky y una capa de crema.
  • CON LECHE: versión XXL. Es parecido al cortado, pero su tamaño varía entre 125 y 350 ml. La proporción del café y la leche debe ser similar, aunque muchos prefieren indicar cantidades a su gusto. Es más dulce y menos intenso, aunque la presencia de cafeína es potente.
  • CORTADO: el clásico argentino. Popular en cualquier momento y en todas las confiterías del país. Algunos lo prefieren en su versión corta, otros más largo, aunque la receta profesional sugiere una base de expresso a la que se le añade la misma cantidad de leche vaporizada y cremosa. Se presenta en un vaso pequeño de vidrio o porcelana.
  • MOCCA: el goloso. Es una variante del café con leche en el que además se agrega chocolate o cacao en forma de salsa o polvo. Se prepara con 1/3 de café expresso y 2/3 le leche y se le añade una parte de jarabe de chocolate. Se sirve con espuma o crema de leche y se polvorea con cacao. ¡Una delicia!


Editorial - Noticias Locales - Interés General - Notas Pensadas - Salud - Cultura - Deportes

Gastronomía - La Página de la Mujer - Guía de profesionales - Nuestra Ciudad - Contacto