Interés general

Ir a Interés generalIr a Interés general / Febrero 2019

Archivo: Febrero 2019

CLAVE DE SOL
La protección es uno de los puntos más importantes para no padecer daños durante la temporada estival

Manchas y cicatrices
Si bien se habló de las recomendaciones para cuidar la piel o lo que pueden causar los rayos ultravioletas en la misma, existe también un punto clave para cuidar nuestra salud, ya que es importante hacer una visita al dermatólogo una vez al año y realizar un control de lunares y lesiones nuevas de la piel, preferentemente en noviembre, antes de las primeras exposiciones al sol. En los casos en que se presenten nuevas lesiones, manchas, lunares o que estos cambien de forma, piquen, sangren o se inflamen se recomienda consultar inmediatamente con un especialista.
Además, otro ítem a tener en cuenta son las cicatrices, es decir, aquellas marcas en la piel que pueden ser transitorias si se colabora con el proceso normal de reparación de tejidos, ya que se las debe consultar con un especialista y tomar los recaudos necesarios para evitar futuros problemas. Existen dos tipos de cicatrices que se dividen según su origen: las nuevas, de color rosado, y las antiguas, de color nacarado, que pueden tener distintas características.

PRENDAS ESPECIALES
Existen ciertos tipos de ropa que contienen filtros UVA y UVE, que sirven fundamentalmente para los más pequeños y niños, quienes son los que más sufren la exposición al sol.

CLAVES PARA ENTENDER MEJOR
  1. Entre los 18 y 20 años, una persona recibirá casi el 80 por ciento de radiación solar a la que se expondrá durante toda su vida.
  2. Los rayos UV dañan el ADN de las células de la piel, lo cual puede favorecer al desarrollo de cáncer cutáneo.
  3. Los rayos UVA pueden causar fotoenvejecimiento, intolerancia al sol o alergia solar y alteración de pigmentación.
  4. El cáncer de piel está dividido en dos tipos: melanoma y epitelioma.
  5. Se recomienda utilizar protección solar, no exponerse al sol entre las 10 y 16 horas y evitar el uso de camas solares.
  6. Es importante hacer una visita al dermatólogo una vez al año, y realizar controles de lunares y lesiones nuevas de la piel.
  7. Existen dos tipos de cicatrices: las nuevas de color rosado y las antiguas, de color nacarado.
  8. Al entrar en contacto con el agua, se debe reponer la protección al salir aunque diga que el protector es resistente al agua.
Un simple bronceador no es un protector solar. De todas maneras, en muchos casos, los protectores pueden tener un componente que ayude al bronceado.


Editorial - Noticias Locales - Interés General - Notas Pensadas - Salud - Cultura - Deportes

Gastronomía - La Página de la Mujer - Guía de profesionales - Nuestra Ciudad - Contacto