Interés general

Ir a Interés generalIr a Interés general / Enero 2019

Archivo: Enero 2019

LA SODA, UNA COSTUMBRE ARGENTINA

En 2017 la Argentina ocupó el segundo lugar en el ránking de los países con mayor consumo de soda. Estas cifras no reflejan un fenómeno pasajero, sino la reivindicación de una costumbre tan argentina como el dulce de leche.

Los rituales
La primera fábrica de soda en el país se fundó en 1860, y se ubicaba sobre la calle 25 de Mayo. Hasta los años 30, la bebida gasificada sólo se podía conseguir en despensas y algunos bares, pero la masificación del consumo llegaría años más tarde, de la mano de los repartos a domicilio. Entre 1930 y 1980 se popularizó la utilización de la soda como método para «cortar» el vino. Todas las familias argentinas tienen al menos un pariente que, a la hora de compartir una comida, aún respeta ese nostálgico ritual. Y si de costumbres argentinas se trata, no se puede dejar afuera al clásico café en alguna confitería porteña, que por supuesto, siempre va acompañado por un vasito de soda. Según los expertos, el secreto es tomarlo antes del café, de esa forma se limpian las papilas gustativas y se puede apreciar mejor el sabor.
Los amantes de la soda también tienen su lugar, en la localidad de Berisso se encuentra el Museo de la Soda, declarado de interés por la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires. Tan grande es el lugar que ocupa esta bebida en la cultura popular que hasta existe el Día Nacional de la Soda, celebrado cada 10 de abril.

¿Adiós al sifón?
Según datos relevados por Soda Stream, el 69% de los argentinos recibe la visita del sodero que lleva el producto a domicilio, el 19% compra a través de los canales de retail y por último, el 12% accede a la soda mediante restaurantes, confiterías, hoteles, etc. La empresa presentó este año una máquina que transforma agua corriente en soda, un concepto innovador que promete hacer temblar el reinado del clásico sifón. Se trata de un cilindro de dióxido de carbono que se encarga de gasificar el agua tan sólo presionando un botón.
Cada recarga rinde hasta 60 litros. En ese sentido la propuesta de Soda Stream pone el foco en la susten-tabilidad, evitando el consumo desmedido de envases plásticos. Lo cierto es que la soda es una bebida sana, que promueve la hidratación sin agregar azúcar a la dieta. En cualquiera de sus formas de venta, ya sea mediante el uso de las nuevas máquinas hogareñas, en sifón o en botella; otra de sus características más atractivas es su precio. El costo por litro es menor que el de cualquier bebida azucarada en el mercado.
Mezclada con vino, compañera del café, ingrediente de la coctelería o un simple refresco en el verano, lo seguro es que la soda tiene un lugar asegurado en las mesas argentinas.

PARA SABER MÁS
El agua con gas (también llamada gasificada) es buena para la digestión. Además de los minerales que contiene, el dióxido de carbono neutraliza la secreción gástrica, lo que finalmente favorece la digestión. Da sensación de saciedad: puede contribuir a que la comida permanezca en la primera parte del estómago por más tiempo, lo que te hace sentir lleno. Asimismo, es un remedio contra la constipación, favorece la calcificación, baja el colesterol malo y sube el bueno.


Editorial - Noticias Locales - Interés General - Notas Pensadas - Salud - Cultura - Deportes

Gastronomía - La Página de la Mujer - Guía de profesionales - Nuestra Ciudad - Contacto