Interés general

Ir a Interés general

SALADO O SIN SAL

CON SAL A FAVOR

Gusto.
Evidentemente, el sabor de nuestros alimentos con sal es mucho más rico que sin ella. ¿O usted se imagina unas papas fritas sin sal?

Cocción.
La sal nos ayuda a la hora de cocinar para agilizar los tiempos ya que, con su presencia, la comida «acelera» su proceso de cocción. Esto se debe a que ablanda los alimentos.

Compañera.
En un asado la sal no falta, tanto la gruesa para la carne como la fina para las ensaladas. Así, se convierte en un clásico de nuestra mesa y cocina.

Cloruro de sodio.
La sal aporta la cuota de cloruro de sodio necesaria para el funcionamiento del organismo. De no consumirla podríamos deshidratarnos.
....................................................
CON SAL EN CONTRA

Retención de líquidos.
 La sal contribuye a la retención de líquidos. Al tiempo que consumir sal en cantidad elevada puede afectar gravemente tu salud.

Control.
No sólo a la hora de las cantidades por los problemas de salud, sino porque una vez que salamos de más, será imposible volver atrás. Es preferible ponerse un poco en la mano y salar en pequeñas proporciones, hasta lograr el gusto deseado.

Riesgos.
El exceso de sal suele provocar enfermedades. Sobrepeso, lo que favorece la obesidad. Osteoporosis, que provoca que se elimine más calcio y crece el riesgo de sufrirla, así como también enfermedades cardíacas y cerebrales e hipertensión arterial.
...................................................
SIN SAL  A  FAVOR

Beneficios.
Dejar de consumir sal, o disminuir considerablemente su consumo, trae grandes ventajas, como evitar la retención de líquidos (algo que genera el consumo excesivo), además de una batería de posibles graves enfermedades.

Nuevos sabores.
Al eliminar la sal de la alimentación, se pueden utilizar otros tipos de condimentos, en especial a partir de especias. La sal se reemplaza con el uso del ajo, perejil, cilantro, cebolla, apio y diferentes semillas que aportan un nuevo sabor a las comidas, convirtiéndolas en más saludables.

Más gusto.
Eliminar la sal de la dieta no es fácil, pero permite agudizar y en muchos casos recuperar el sentido del gusto y redescubrir sabores.
........................................
SIN SAL  EN CONTRA

Desabrido.
Aún cuando con el tiempo el paladar se va acostumbrando, en los primeros tiempos la comida parece no tener gusto, lo que nos genera insatisfacción y hasta menor saciedad.

Atención.
Médicos y especialistas recomiendan consumir al menos entre 3 y 4 gramos de sal en forma diaria para mantener nuestras funciones corporales equilibradas.
De no hacerlo, podríamos sufrir diferentes problemas en el organismo, al pasarnos «al otro lado» de lo que genera el exceso.

Tiempos.
En carnes y verduras, la sal las ablanda, facilitando su cocción.
De no ser usada, mínimo se modifica la preparación, necesitando más tiempo de cocción en el fuego.


Editorial - Noticias Locales - Interés General - Notas Pensadas - Salud - Cultura - Deportes

Gastronomía - Guía de profesionales - Nuestra Ciudad - Contacto