Deportes

Ir a DeportesIr a Deportes / Septiembre 2019

Archivo: Septiembre 2019

ESGUINCE DE TOBILLO

Un esguince de tobillo es una lesión que se produce cuando te doblas, tuerces o giras el tobillo de una forma extraña. Esto puede estirar o desgarrar las bandas resistentes de tejido (ligamentos) que ayudan a mantener los huesos del tobillo unidos.
Los ligamentos ayudan a estabilizar las articulaciones evitando el movimiento excesivo. El esguince de tobillo se produce cuando se fuerzan los ligamentos más allá de su amplitud normal de movimiento. La mayoría de los esguinces de tobillo suponen lesiones a los ligamentos en el lado externo del tobillo.
El tratamiento del esguince de tobillo depende de la gravedad de la lesión. Aunque las medidas de cuidado personal y los analgésicos de venta libre pueden ser suficientes, es posible que necesites una evaluación médica para revelar la magnitud del esguince de tobillo y para determinar el tratamiento adecuado.

Síntomas
Los signos y síntomas de un esguince de tobillo varían según la gravedad de la lesión. Algunos de ellos son:

• Dolor, en especial cuando soportas el peso sobre el pie afectado
• Dolor ligero al tocar el tobillo
• Hinchazón
• Hematomas
• Amplitud de movimiento limitada
• Inestabilidad en el tobillo
• Sonido o sensación de chasquido al momento de la lesión

Cuándo consultar al médico
Llama a tu médico si sientes dolor en el tobillo y lo tienes hinchado, y crees que podría tratarse de un esguince. A veces, es suficiente con las medidas de cuidado personal, pero habla con tu médico para ver si deberían evaluarte el tobillo. Si los signos y síntomas son intensos, puede que tengas un daño considerable en un ligamento o que te hayas roto un hueso del tobillo o de la parte inferior de la pierna.

Prevención
Los siguientes consejos pueden ayudarte a prevenir un esguince de tobillo o a evitar que se repita:

• Realiza un precalentamiento antes de hacer ejercicio o practicar deportes.
• Ten cuidado al caminar, correr o trabajar sobre una superficie irregular.
• Utiliza un dispositivo de inmovilización, o cinta en el tobillo debilitado o previamente lesionado.
• Usa calzado que calce adecuadamente y que esté hecho para tu actividad.
• Minimiza el uso de zapatos de taco alto.
• No practiques deportes ni participes en actividades para los que no estés preparado.
• Mantén una buena fuerza y flexibilidad muscular.
• Practica entrenamiento de estabilidad, incluso ejercicios de equilibrio.
 
Fuente: www.mayoclinic.org

Editorial - Noticias Locales - Interés General - Notas Pensadas - Salud - Cultura - Deportes

Gastronomía - La Página de la Mujer - Guía de profesionales - Nuestra Ciudad - Contacto