Cultura

Ir a Cultura

Rosa marchita
Destruiré en tu nombre mi soberbia
no voy a combatir con tus celos
pero los anularé de mi vida
si tienes la hombría de pedir disculpas
yo las acepto.

Naufragaré en el recuerdo de lo que fue
de las voces románticas que acariciaban de tu boca
silenciaré mi tristeza y mi eterna melancolía
omitiré los reclamos y agradeceré siempre el
haberte conocido.

No cometeré el error de volver a ilusionarme
soy una rosa marchita en tu rosal rojo fuego
los pétalos que brindaban amor se secaron
marcando surcos de espinas, duelos de
floración.

Aunque aún atraes vientos de primavera
en mi corazón.
 
Apelaré a la indiferencia
del olvido.

Hilda Suárez
Primer Premio Bonaerense
Julio 2019



 


Editorial - Noticias Locales - Interés General - Notas Pensadas - Salud - Cultura - Deportes

Gastronomía - La Página de la Mujer - Guía de profesionales - Nuestra Ciudad - Contacto