Cultura

Ir a Cultura

GEOCIDIO

Desde comienzos de la era industrial se arrojaron a la atmósfera
375 millones de toneladas de dióxido de carbono. Solo durante 2010, 49 gigato-neladas. Sonríe. Los polos y los glaciares del mundo se derriten, muere el oso polar. Crece el nivel de los océanos y desparecen las playas. Sonríe. Se deforestan montes bosques y selvas.
Durante el siglo pasado se destruyó una quinta parte de las áreas naturales del planeta. Sonríe.
Entre 1970 y 2012 el mundo de peces, aves, anfibios, mamíferos y reptiles, diminuyo un 58%. Sonríe. Las lluvias no tiene contención y arrastran pesticidas, herbicidas y químicos de todo tipo, a napas, lagunas, arroyos, ríos y mares. Sonríe.
Entre 2004 y 2014 se produjeron 2.500 millones de toneladas de residuos. En el océano Pacifico se formó una isla de plásticos con la superficie de España. Sonríe.
Y mientras sonreimos, los dueños del mundo, sentados en sus inodoros dorados, contaminan y ríen. Felices con su poder, disfrutan de las ganancias de sus guerras, de sus finanzas, de sus drogas. Son el uno por ciento dueño de la mitad de las riquezas del mundo.
Mientras nosotros, los que vivímos entre mal y peor con los restos del banquete, vemos como muere el planeta, comemos  burgers, tomamos coca, nos sacamos selfies, y sonreímos.
 


Editorial - Noticias Locales - Interés General - Notas Pensadas - Salud - Cultura - Deportes

Gastronomía - La Página de la Mujer - Guía de profesionales - Nuestra Ciudad - Contacto