Cultura

Ir a CulturaIr a Cultura / Noviembre 2017

Archivo: Noviembre 2017

EL ARCA
ista desde el espacio nuestro planeta, autodenominado «Tierra», es una bella esfera con dominantes tonos azules. Lo que a nivel universal es ínfima por su tamaño a nosotros, sus ocupantes, nos parece suficientemente grande y en ella vamos viajando por el espacio igual que en un arca, como en EL ARCA DE NOE: todas las especies de vida, solo que algo más que dos, como menciona el relato bíblico. Lo que visto desde el espacio parece uniforme, compacto y sin fisuras, al acercarse progresivamente se comienzan a ver detalles y ver que la vida abunda en mil formas distintas y surge una especie dominante: el hombre, dotado de instintos básicos para la supervivencia más inteligencia para aplicarlos, de comportamiento diverso: uno como individuo y otro como parte de un conjunto «la masa». Hay una variedad de hormigas que cuando el lugar donde viven se inunda, todo el hormiguero se aglutina formando una pelota que flota en el agua, las que queden debajo, podrían llegar a morir, se sacrificarían muchas de ellas para salvar a la mayoría y seguir el ciclo de la vida, por lo visto, actitud exitosa ya que han sobrevivido millones de años. Si tuvieran inteligencia para comprender el concepto de «vida» y «muerte» ¿se sacrificarían voluntariamente en pos del bien común? El ser humano es parte de un todo, pero también es un todo en sí mismo (individuo) y allí, yo considero, que radica el secreto de su supervivencia y dominancia, no dudo que ante una situación extrema donde la supervivencia de la especie esté en irreversible peligro de extinción, muchos se sacrificarían en beneficio de la raza, pero mucho antes de llegar a ese punto crítico, la capacidad individual e instinto de supervivencia propio haría el máximo esfuerzo para evitar morir. Si seres de otros mundos quisieran saber cómo es la raza humana, con  investigar un solo individuo tendrían una idea muy aproximada de ello. Llevamos dentro todos los comportamientos humanos, que sobresalgan algunos sobre otros depende de la voluntad de cada uno y del ambiente que lo rodea, experimentos de psicología social como el «Milgram» probaron que personas comunes pudieron aplicarle electricidad a otras, viendo los efectos hasta casi de muerte, solo presionados psicológicamente (en realidad no había electricidad pero los sujetos no lo sabían). Un sujeto de comportamiento normalmente sano sumergido en una «masa» puede cambiar radicalmente su comportamiento, las «masas» son intelectualmente inferiores a los individuos que la componen,  pero también la «masa» puede fortalecer el valor individual y enfrentar situaciones críticas, algo así como las hormigas. La resistencia de una soga está dada por los muchos filamentos que la componen, débiles individualmente pero fuertes en su conjunto. El ser humano al ser un universo en sí mismo, un todo, con pensamiento propio y libre albedrío, no es su fuerte actuar en conjunto dejándose guiar sólo por el instinto, y ese individualismo lo hizo creativo, original y sobre todo con ideales. Para José Ingenieros el «hombre mediocre» es el hombre «engranaje» o «eslabón», «La función capital del hombre mediocre es la paciencia imitativa; la del hombre superior es la imaginación creadora» J. Ingenieros.
Raúl H. Cerdeira
raul.cerdeira120@gmail.com

Editorial - Noticias Locales - Interés General - Notas Pensadas - Salud - Cultura - Deportes

Gastronomía - Guía de profesionales - Nuestra Ciudad - Contacto