Editorial


 
Periódico PENSAR - La tapa
 
SUPLEMENTOS
 


Buscador
Archivo - Editorial
SI SAN MARTÍN VIVIERA...

San Martín, para muchos historiadores, el padre de la patria y junto a Belgrano, Moreno, Güemes y muchos más fueron los grandes próceres que forjaron nuestra nación. Hoy a 169 años de su fallecimiento será recordado y homenajeado por los  que comparten en la actualidad sus ideas y también por los que hoy comparten las ideas de los enemigos de San Martín. Enemigos que incluso lo amenazaron con matarlo si osara pisar la tierra que él mismo había liberado del reino español. En aquel entonces, disputaban el poder los conservadores instalados en Buenos Aires y los revolucionarios antes nombrados apoyados por los grandes caudillos provinciales como el Chacho Peñaloza,Pancho Ramirez, Estanislao López, Facundo Quiroga, Juan Bautista Bustos y otros. Unos defendían todo aquello que provenía de la Europa colonial, usurpadora, elitista y comercial. Los otros defendían la emancipación tanto territorial como la de los pueblos criollos y originarios. Esta defensa libertaria les costó más que sangre. San Martin, en el destierro, Moreno muerto sospechosamente en el mar, Belgrano en la pobreza y Güemes herido de muerte en batalla. Hipócritamente, ahora el general revolucionario será homenajeado, tanto por los que comparten sus ideas emancipadoras como por aquellos que antes eran conservadores y ahora se denominan neoliberales. La grieta, hoy tan comentada es un invento que comenzó hace unos años por un medio de comunicación poderoso y por pseudos periodistas afines que, más que periodistas, son operadores muy bien pagos. Instalaron noticias falsas, nunca probadas y menos rectificadas para confundir, engañar y ocultarles a sus lectores, oyentes y televidentes lo que sucedía y sucede en el país. Son culpables de discusiones familiares y muchas de ellas disueltas, lo mismo que con amistades que se hicieron irreconciliables. La impuesta grieta es la herramienta confrontativa inventada por el neoliberalismo a través de la prensa hegemónica de dos modelos en pugna desde el nacimiento de nuestra historia. Si San Martín viviera, vergüenza le daría de ver tanta entrega soberana, pobreza acumulada, endeudamiento obsceno, la mentira sistemática y la hipocresía en estado puro.
 


Editorial - Noticias Locales - Interés General - Notas Pensadas - Salud - Cultura - Deportes

Gastronomía - La Página de la Mujer - Guía de profesionales - Nuestra Ciudad - Contacto