Editorial


 
Periódico PENSAR - La tapa
 
SUPLEMENTOS
 


Buscador
Archivo - Editorial
30 DÍAS QUE CONMOVIERON EL SUR
(La América del Sur)
El golpe de Estado en Bolivia, destituyó al mejor gobierno en toda su historia, gobernado por un indígena. En Chile, un golpe de pueblo, desnudó un modelo desigual que aparentaba estabilidad y progreso, que tenía endeudada a su población, es gobernado por un empresario.
Y últimamente se sumó Colombia donde el pueblo también salió a reclamar derechos, que gobiernos neoliberales son incapaces de brindar. Al contrario, lo que hacen es recortarlos.
Por estos motivos les cuesta y les costará ser reelectos en un futuro inmediato. El caso más reciente es el de nuestro país. El gobierno de Cambiemos fue derrotado por el Frente de Todos en primera vuelta.
Estos gobiernos aplican medidas tan impopulares que tienen que recurrir a aparatos represivos para poder sostenerse, además del apoyo mediático y judicial que son y fueron cómplices para que fueran electos.
Parece que el Imperio del Norte ahora se preocupa nuevamente por el patio trasero y quiere «mandar a cualquier costo» o, a través de elecciones, golpes blandos o golpes como los de antes, tal como sucedió recientemente en Bolivia. La intervención del Norte, se debe exclusivamente a tener influencia y poder de decisión sobre las riquezas de la región.
Argentina, junto al gobierno que asume próximamente deberá tener mucho cuidado y estar atenta para poder defender su soberanía. El petróleo, el gas, el litio, el agua dulce, los hielos continentales, los minerales metálicos de la precordillera que riegan nuestra geografía y los derechos históricos sobre la Antártida Argentina son motivos suficientes para estar alertas. América del Sur y sus pueblos tendrán una ardua tarea en un futuro inmediato, como enfrentar políticas restrictivas de derechos adquiridos y apoderamiento de sus riquezas naturales, a cualquier precio. Con gobiernos independientes de influencias externas, valientes, soberanos y pueblos dispuestos a acompañarlos se puede lograr.
La historia lo dice, cuando un pueblo se levanta ante la injusticia, la desigualdad y la violencia represiva, nada lo detiene.


Editorial - Noticias Locales - Interés General - Notas Pensadas - Salud - Cultura - Deportes

Gastronomía - La Página de la Mujer - Guía de profesionales - Nuestra Ciudad - Contacto